10.12.08

Palabra del día:



-->
Prescindir.
Palabra del día:
Prescindir.
Prescindir para extrañar,
comenzar a prescindir para echar de menos,
para hallar la consecuencia.

Prescindir haciendo resonancia
en los oídos
en las puntas de los dedos.
Soñar que se prescinde de la vida
y que un mar de gente intenta reanimarte,
sacarte de el estado de reptil,
salirse, que es como prescindir
del habitar,
del ocupar
del llenar.

Prescindir del vino:
Prescindir de la esperanza.

Comenzar a no necesitar:
El final de toda presunción.
Las ruinas del centro,
la ciudad y un descalabro
de dos millones de indigentes:
Felices imprescindibles todos ellos.

Levantarse de la mesa,
y tirar la comida contra las paredes:
Prescindir de la satisfacción absoluta.

Tirarse a un tren,
tirarse en zambullida a la mar,
a la alberca,
al poso séptico,
al poso escéptico,
flotar en el universo
formar una constelación,
prescindir del cielo,
crear uno nuevo.

Caer por knockout en el tercer asalto,
ver la toalla volando desde la esquina,
húmeda de sangre.
Prescindir de la posibilidad de
levantarse. Una voz que grita
no más asaltos, y !saz!
que comienzas a prescindir de los dientes,
que ahora caen como perlas preciosas
de la boca
de tú boca.

Prescindir de toda corporeidad.
Prescindir de los servicios de aduana
de las cámaras de fotos
de los animales en los circos,
del fútbol dominical.

Dejar que todo se aparte,
y uno quedarse quieto,
y que todo pase,
y que sople el viento.

Dejar que todos prescindan hoy de mí,
dejarme pescar, morder el anzuelo,
sólo para saber qué pasa,
sólo para eso.






Edison Diaz

5.12.08

MEDICAMENTOS


Para: Yudy Velásquez.



Automedicado los lunes en la noche para olvidarte,

Buscando expectorar la nostalgia,

Sacando la basura de la caneca vacía,

Cosas sin sentido, repetitivas y solo.


Los sueños se desperdician a través de colores naranjas

Y un vidrio como último bastión de la impotencia

Se convierte en el refugio más adecuado

Para evitar mis muebles y el vacio que dejaste.


¡Esta bien, todo esta bien!

Le digo al reflejo que hace de mí el espejo

Que no es ni la mitad de hace un año.

Mirando mi interior el martes por la noche.


Quisiera saltarme el miércoles,

Puesto que lloro a las 3:30 de la noche

Sudando y arropado con una camiseta

De esas que obsequian en navidad.

Los jueves trabajo, en realidad trabajo,

Para evitar pensar en lo que fue de ti,

Donde estas o si cruzando la calle te veré.

Los jueves mecanizo las emociones.


Llega al fin el viernes sin efectos del medicamento,

Así que sorbo a sorbo de tequila

Pretendo ahogarte a la mitad de la botella

¡Sabes nadar muy bien!


Sábado de resaca, unas neuronas más quemadas.

Espero que sean las neuronas que te piensan.

Tres notas de una serenata de Bajo.

Sábado en la tarde comienzo a odiarte.


El domingo es el peor día…

…Automedicado los lunes en la noche para olvidarte.


CAMILO ANDRES