Palabra del día:



-->
Prescindir.
Palabra del día:
Prescindir.
Prescindir para extrañar,
comenzar a prescindir para echar de menos,
para hallar la consecuencia.

Prescindir haciendo resonancia
en los oídos
en las puntas de los dedos.
Soñar que se prescinde de la vida
y que un mar de gente intenta reanimarte,
sacarte de el estado de reptil,
salirse, que es como prescindir
del habitar,
del ocupar
del llenar.

Prescindir del vino:
Prescindir de la esperanza.

Comenzar a no necesitar:
El final de toda presunción.
Las ruinas del centro,
la ciudad y un descalabro
de dos millones de indigentes:
Felices imprescindibles todos ellos.

Levantarse de la mesa,
y tirar la comida contra las paredes:
Prescindir de la satisfacción absoluta.

Tirarse a un tren,
tirarse en zambullida a la mar,
a la alberca,
al poso séptico,
al poso escéptico,
flotar en el universo
formar una constelación,
prescindir del cielo,
crear uno nuevo.

Caer por knockout en el tercer asalto,
ver la toalla volando desde la esquina,
húmeda de sangre.
Prescindir de la posibilidad de
levantarse. Una voz que grita
no más asaltos, y !saz!
que comienzas a prescindir de los dientes,
que ahora caen como perlas preciosas
de la boca
de tú boca.

Prescindir de toda corporeidad.
Prescindir de los servicios de aduana
de las cámaras de fotos
de los animales en los circos,
del fútbol dominical.

Dejar que todo se aparte,
y uno quedarse quieto,
y que todo pase,
y que sople el viento.

Dejar que todos prescindan hoy de mí,
dejarme pescar, morder el anzuelo,
sólo para saber qué pasa,
sólo para eso.






Edison Diaz

Comentarios

Tania Prieto dijo…
Imprescindible leerlo y que se quede en el alma, imprescindible escucharlo para conseguir aplicarlo... imprescindible solo eso imprescindible.

T.P
merlyna dijo…
De forma magistral sabes prescindir de la letras haciendo imprescindible la POESÍA en la imágen.

Bella manera de decir que un ADIOS hace que nos quedemos para siempre,que de prescindibles nos hagamos imperecederos.

Gracias...

nata
Cronopio dijo…
Que esplendoroso resulta esto de andar prescindiendo de todo lo que el mundo se empecina en obsequiarme a la fuerza. Es dichoso advertir que hasta el pie izquierdo con el que me levanto cada mañana se hace innecesario en mi ronda. Si hasta desestimo la mano que me da de comer, menos voy aceptar así como así a ese que llaman suntuosamente “el mejor amigo del hombre”.
En consecuencia, al presente me conformo con tener un residuo de ocio mal avenido y, por si acaso, las palabras que me dejan los versos de los coplistas del andén.
liliana dijo…
Pareciera fácil prescindir, pareciera necesario e incluso rentable.Pareciera obligatorio y hasta negociable. Imprescindible salir de la gruta y colectar estrategias para prescindir de lo real y lo irreal.
Es un poema en medio de una galería de escritos, que resalta por ser más que la palabra del día.
de algún modo es bueno saber que pese a todo se puede ser aún más pesimista, por adversa que sea la situación algo olvidado pero de pronto perdido se hace valioso. los dientes
Emily Rangel dijo…
Prescindir parece una palabra simple y precisamente por ello te convida al abismo, cuántas veces dios no prescinde de su ser y nosotros seguimos siendo y muriendo; pero siempre hay algo de esperanza en el pesimismo. Por ejemplo, el poema.

Entradas populares