Lecciones para Limpiar el Cuerpo (recordando: Lluvias)




Mientras se bañaba sosteniendo con sus manos el agua que caía a borbotones por el piso, miró su cuerpo y se dijo: estoy seca, hace días que no llueve aquí adentro.

En su desnudes recorrió con la mirada los rastros indelebles de quien hace el amor sin sexo, recordando palmo a palmo lo hostil de esos pasos en su cuerpo, los ecos que marcaron heridas a medio cicatrizar, bizarras formas corpóreas del amor transitorio.

De repente sus ojos se toparon con la cicatriz más grande, estéticamente armónica, se había tejido en la piel con tal perfección que nadie podría encontrar el dolor que ocultaba latiendo, y entendió al verla, que el olvido ya hizo lo suyo en su cuerpo. Tomó entonces la ropa y disfrazo cada espacio recorrido, así ninguna melancólica espía saldría a revivir los restos ya marchitos.

Vestida, decente y con una gran sonrisa adornada, se sentó en un parque dejando que los visitantes pudieran verla sonriente, y como todo su vacío comenzaba a destilarle canciones de adiós por los ojos.


Natalia cruz

Comentarios

Liliana Ramírez dijo…
Hay expresiones interesantes en "lecciones para limpiar el cuerpo", sin embargo creo que sería más apetecible su lectura si fuese escrito como poesía más no como narrativa. Es cierto!!! existe la poesía narrativa, pero píenso que aqui no es muy evidente. No obstante reconozco el potencial de Natalia pero se que este puede ser aún mejor.
sandra dijo…
Estas lineas me obligaron a leerte dos veces, y fue así porque en primer lugar, estuve entre lineas leyéndome un poco en esas duchas que limpiabran ritualmente mi cuerpo embarrado de huellas dactilares y salibales y seminales que se secaban luego de un chao luego hablamos seco y displicente de cualquier man de la sétima con cincuenta y pico.... entnces debia volver a retomarte dentro de esas lineas grifo me trajeron ese recuerdo de mi propio cuerpo desnudo liberandose y descubirndose deshojada en cicatrices... pero bueno.. luego tuve que volverte a leer despues de tu final, porque sinceramente quise encontrar mas huellas de una señor que se sienta en un parque con esa sonrisa contruida de lagrimas... creo que fue en Woolfff.. gracias por rasportarme al pasaje de woolf y a mi ducha de baño...
juan camilo dijo…
el cuerpo piensa, el cuerpo se marca. que nos dira el cuerpo. la ropa utiliza lo enmudece. los ojos q rien suicidan su alma.

Entradas populares