UN MINUTO DE JAZZ

Silencio...
Queda en el aire cierta señal de violencia,
recostado en el cesped...
sintiendo el vibrar de la tierra por unas cuerdas,
calmando la furia de un energumeno.

Tempestades de ojos y pieles
caen martillando mi cabeza,
espera...
aprieto mis manos frias,
enredandose con las falanges.

Velocidad de voz
combinada con furia y sed humeda...
enojo pasivo y ojos destellantes,
cristales rotos cortando las uñas
grito..

CAMILO ANDRES

Comentarios

insomnio dijo…
Esto de ponerle letras a la música, y salirse de los contenidos, para ponerle emocion, vida, música llena de vida... Eso lo tiene este poema. La verdad, lo habia leida antes, y esperaba la hora en que estuviera acá, con el alegre resultado de despertarme de nuevo la emocion que senti al leerlo por primera vez.
Karina (Bambi) dijo…
Hola Poetas del anden!
Gracias por visitar mi blog y por sus lindas palabras...Los visitaré a menudo para deleitarme con su poesía.
Un placer.
liliana ram�rez dijo…
Todo esto ocurre en un minuto de jazz!!!! es un bello poema que exije una segunda parte...
impromptu dijo…
Digamos que hay cosas que se dejan para la temporalidad, pero la violencia aparece como una contracción y una relajación en cualquier sonido. Satie hubiera dicho que midió la cantidad de violencia del sonido. Lo bueno es que ningún tipo de jazz es música de mobiliario. Ojalá haya estado sonando Parker, Garbarek o el dios Jarrett.
No está de más decir que me gustó esa parte de -Queda en el aire cierta señal de violencia-

Entradas populares